¿Conocéis muchos rosados gallegos?

Seguro que no, y quizás por ello Xulia Bande se lanzó a elaborar un vino rosado que además fuera embajador de su tierra, transmisor de su esencia, pero siempre divirtiéndose, disfrutando de lo que hace:

A Argallada de Xulia 2019

Conoce la nueva travesura de Xulia

Este vino está elaborado únicamente con variedades autóctonas autorizadas por la denominación de origen Ribeiro, su consejo regulador no tuvo a bien ampararlo.

A pesar de ello, Xulia siguió adelante y lo embotelló porque creía en él.

Es su pequeña travesura, su argallada


La nieta del Arriero

Tras esta corta pero, pensamos, que muy ilustrativa manera de presentarte a Xulia, queremos que profundices en su historia, su cómo, su porqué y sobre todo, su dónde:

Los arrieros cruzaban España con el vino de Ribeiro sobre sus mulas

Ribeiro es una región dibujada por sus valles, cincelados por sus ríos desde tiempos inmemoriales.

En las lomas de los valles del Avia y el Arnoia crecen cepas blancas de Treixadura, Lado y Loureira, y tintas de Sousón Brancellao, Caíño Tinto y Ferrol. Hermosos y sonoros nombres de una tradición vinícola ancestral que se remonta hasta al menos, el siglo II antes de Cristo.

El abuelo de Julia Mar Bande Pivida, Xulia, era arriero y viticultor

Él, en el ocaso de su vida, me sumergió en un mundo, por aquel entonces desconocido para mí, y buscando siempre como él decía, la recompensa del buen hacer

Xulia Bande

Xulia heredó del abuelo el amor por la viña y por el buen vino, y con el cambio de siglo, 3 Ha. de viñedo plantadas en bancales (terrazas) muy pronunciados, tanto, que provocan el vértigo de quienes los visitan.

Había un único homenaje posible, una sola manera de agradecer ese regalo, ese legado de valor incalculable: hacer buen vino y devolver a Ribeiro el buen nombre del que gozó durante tantos y tantos siglos

Pasen y vean: esto es Son de Arriero

Venimos de aquellos arrieros olvidados

40 años del vino en España por 7 mujeres

Y por supuesto el qué:

Los vinos de Son de Arriero


© VinObjetivo – Julio 2020