Antes de que a finales del siglo XIX y principios del XX, la plaga de la filoxera destruyera la mayor parte de viñedos de la zona de Cádiz, el vino blanco gaditano era justamente muy apreciado.

Los jóvenes Alejandro Narváez y Rocío Áspera recuperan esta tradición elaborando un delicioso vino blanco con las variedades autóctonas Palomino y Pedro Ximénez, plantadas en terreno de albariza.

Salinidad, mineralidad y frescura…

Seguid leyendo