La elaboración en tinajas tiene como característica destacada que realza tanto las virtudes como los defectos, no encubre nada.

En el caso de este vino blanco elaborado con la rara y casi extinta variedad Albilla de Manchuela, es sin duda una virtud porque sublima su complejidad sin cargarlo de aromas o sabores pesados, mostrando un vino blanco pletórico de frescura y matices