Se tiene la creencia equivocada de que los vinos dulces son mayoritariamente blancos y no es así.

Hoy queremos hablaros de una deliciosa elaboración plenamente natural, sin azúcar ni alcohol añadidos, que parte de una minuciosa selección de una uva especialmente elegante: la merlot que se cultiva en las escarpadas laderas de la Axarquía de Málaga: