Estamos ante un gran vino dulce, al que quizás le deberíamos quitar ese adjetivo y dejarlo simplemente en un gran vino. Perfecto acompañante de lo que quieras porque su acidez, equilibrio y elegancia frutal pueden con cualquier plato con exquisitez y armonía, pero es asimismo una auténtica delicia para tomar solo.

¡No te lo pierdas!