Con el Conde Valdemar Rosado, Bodegas Valdemar recupera la manera tradicional riojana de elaborar estos vinos: el sangrado.

Pero para poder hacerlo es indispensable contar con la calidad de su garnacha de viñedos propios, fundamental para dotarlo su frutosidad aromática y su excelente acidez: