Y no, no nos hemos comido la palabra: “Rosado” detrás de la palabra “vino” porque todavía hay muchas personas que consideran a estos vinos de una clase inferior.

Menos mal que bodegas como Valenciso lo colocan en el lugar que le corresponde cuando se elabora con igual o más cuidado que un blanco o un tinto, cuando la fruta que se escoge es igual de buena o mejor que la destinada al vino tinto.