En VinObjetivo no nos cansamos de enfatizar que hasta la mejor uva se puede trastocar con una interpretación errónea en bodega.

Hoy os traemos el ejemplo de absolutamente lo contrario.

Un vino que se ve que procede de una uva excelente que en bodega se ha tratado con un mimo exquisito para que precisamente no se vea ese trato, simplemente se sienta en las sensaciones que nos deja: