Después de viajar por las cuatro esquinas de España hoy volvemos a su parte central, a la vieja Segovia.

Aquí se lleva cultivando la variedad tempranillo desde hace siglos, y en el vino del que os hablamos hoy muestra su cara más elegante y sobria, pero al mismo tiempo elegante y vibrante.