Cuando un vino deja de ser vino para convertirse en una joya, trasciende el concepto de disfrute para situarse en el de sublime gozo sensorial.

Así es este Palo Cortado soñado y materializado por Luis Arroyo Felices en la tenue luz de su bodega en el casco viejo de Jerez: Bodegas Arfe.

Descúbrelo