El proyecto CerroGallina nace cuando Santiago Vernia se encuentra con un viñedo de Bobal vieja (60-90 años) y reconoce en ella el valor para crear un gran vino.

El cuidado extremo de la viña, llegando hasta la obsesión por obtener la mejor calidad de uva, ha obtenido su merecido reconocimiento con el nacimiento en el año 2008 del vino CerroGallina Bobal.

La historia no tiene desperdicio…

¡No te la pierdas!