Y es que las bodegas que defendemos y amamos están poniendo toda la carne en el asador para que este año vinícola sea realmente memorable