Simbad, Manuel y Sergio son los chicos malos del vino… Que no, que sólo es un nombre 😉Porque de malos no tienen absolutamente nada.

Muy preparados en España, deciden salir al extranjero a empaparse de la escena vitivinícola internacional y después de muchos años haciendo dos vendimias por año en lugares tan dispares como Argentina y Nueva Zelanda, acaban echando raíces en Ronda.

¿Queréis saber por qué?