Bárbara Palacios, hija, nieta, sobrina y prima de vitivinicultores, no es aventurado decir que en lugar de sangre lo que corre por sus venas es vino.

Después de viajar por el mundo exterior vinícola, Bárbara vuelve a su Rioja natal a enfrentarse a un reto, hacer el mejor vino posible del viñedo que plantó su padre, Antonio Palacios Muro.

Sigue leyendo…