La belleza de las viñas viejas debe mostrarse en todo su esplendor, sin adornos ni maquillajes.

Así lo entiende Goyo y así nos lo expresa: