Preparaos para un viaje a la alta montaña, a la Sierra de Aitana, desde donde podréis ver el azul del Mar Mediterráneo.

Aquí, a casi 1.000 metros de altitud, en una finca reconocida como Reserva de la Biodiversidad, crecen las cinco variedades con las que se elabora este singular Sinto Centella 2015, que ha fermentado con mínima intervención en tinos de 400 lt.

Mara Funes Rivas y Javi Salmerón os lo cuentan: