María Falcon ejerce de portavoz de sus cuatro hermanos, para trasladarnos el sueño que su padre, Don Olegario, convirtió en realidad, comprar una parcela donde plantar una viña de albariño con la que elaborar un vino que hable de su tierra, de la comarca del Salnés, el corazón de las Rías Baixas.

Acompáñanos y descubre que no se han quedado detenidos en ese hermoso pasado, sino que día a día luchan por conseguir no sólo una expresión más pura de terruño sino por hacer llegar al consumidor final y muy especialmente al joven consumidor final la elegancia de un producto con alma