Hay entidades como PROAVA que realmente merecen la pena, porque sin ningún ánimo de lucro, se dejan la piel por defender lo que ellos consideran “nuestro” pero que realmente es patrimonio de un gran país del vino como es España:

La defensa, promoción y divulgación de la producción vitícola-agro-alimentaria de calidad de nuestra querida Comunitat Valenciana: