Maribel y Eduardo se conocen estudiando enología en la Escuela de la Vid de Madrid. Él procede de una familia de 4 generaciones de vinateros en Sevilla. Ella, vitoriana pero con raíces riojanas por parte de madre.

Maribel propone a Eduardo conocer las viñas viejas que la familia de su madre tenía en la localidad riojana de Lapuebla de Labarca.

El flechazo surge en tres direcciones, entre ellos y el viñedo.