El vino que os traemos en esta video-cata es uno de nuestros favoritos del año y por muchas razones. A nivel sensorial por su equilibrio entre frescura y untuosidad, entre estructura y ligereza. Por su versatilidad gastronómica que permite jugar con numerosas y muy diferentes elaboraciones.

Pero a nivel de aprendizaje también, porque es muy necesario poner en valor el trabajo que la familia Martínez Palmero con Juanjo a la cabeza, está realizando en una auténtica zona de altura en Valencia, el Valle de Ahillas, donde ha recuperado viñas de Mersegura de más de 60 años, abandonadas y recuperadas por ellos, que con este vino alcanzan una magnífica expresión: