Adiós al vino blanco “fresquito” y “de barra” aunque haberlos haylos y son muy respetables.

El vino que os traemos hoy es un vino blanco con estructura, carnoso, profundo, complejo y al mismo tiempo … deliciosamente fácil de beber. Y además, de Zamora, sí señor, que aquí la uva blanca tiene tradición y mucha personalidad, personalidad y originalidad que potencia Roberto Martínez Ramos en su indispensable proyecto Vinos Malandrín Wines