Y es precisamente el viñedo lo que marca la singularidad de este pequeño gran vino de Bodegas Valdemar, pequeño porque prácticamente acaba de nacer, grande, porque ésa es su vocación y estamos seguros de que no nos vamos a equivocar.

¿Por qué? Pinchad abajo 👇🏼