O al menos de su concepto en el que unían: vino, tinaja y escritura. Tres palabras unidas en una: Irur, para dar nombre a un vino que busca ser diferente, que quiere sorprender, lo consigue y te engatusa: