Partiendo de botas (barricas) cuidadosamente seleccionadas por la sabiduría de un capataz con décadas de buen hacer, la gran bodega de Montilla Moriles, Pérez Barquero, lanza su novedad más clásica y a la vez inmune al paso del tiempo:

Gran Barquero Palo Cortado.

Este vino es el ejemplo perfecto de porqué estas minuciosas y pacientes elaboraciones son tan actuales y demandadas por un público que cada vez exige más calidad y versatilidad gastronómica al elegir un vino: