Conversaciones con Forlong: dos jóvenes y el vino

Una tarde de verano, una bodega en Cádiz, entre Jerez de La Frontera y la villa de Rota.

Dos jóvenes que no venían del mundo profesional del vino, dos jóvenes que de alguna manera se toparon con él.  Dos jóvenes gaditanos que creyeron en su tierra porque amaron el vino que les dio, y que por ello creyeron en todas sus demás promesas.

Unas copas, unos vinos, unas botellas de Forlong.

Rocío, Alejandro y VinObjetivo: una charla de verano.

Bottles and glasses in winery

Los inicios

Rocío Áspera Doello

En 2007 mi padre compra una finca de 6 Ha llamada El Olivar de Forlon, en la Vereda de Carrascal o Forlon. Con ella quiere volver a su infancia de campo, a su pasado de vacas y viñas, a su crianza en los navazos de la zona de Rota.

Planta olivar, frutales y por supuesto, viñedo. Ansía volver a su niñez de hijo de mayeto (palabra con la que se designaba al propietario de viña, lagar y bodega).

Alejandro Narváez Bruneau

La finca tiene una historia muy curiosa que empieza por el nombre por el que se la conocía: El Olivar de Forlón.  

Se nos ocurrió pedir a Patrimonio Histórico, que buscara información de la finca,  y nos dijeron  que en el S. XVIII había pertenecido al comerciante británico Pedro Furlong,  curioso también pues con los años se perdió la “G” final y la hemos recuperado.

Lo mismo ha ocurrido con la tierra pues  el comerciante Furlong  la tenía plantada de  olivar y viñedo, y cuando compramos y plantamos por primera vez en 2007, sólo quedaban dos olivos.  Afortunadamente, con la plantación de nuevo de olivar y viña, la finca ha vuelto a ser lo que fue en su origen. 

Rocío

Aprovechamos  el nombre porque nos parecía curioso y singular y decidimos añadirle la letra “G” al final. De esta curiosa forma conseguimos asemejarnos  a la frase inglesa, “for a long time” “para largo tiempo” puesto que es un proyecto joven como nosotros y tenemos la vista puesta en el futuro.

Alejandro

Yo he vivido el vino desde siempre en mi familia. En mi casa siempre había una copa de vino encima de la mesa.  

Soy medio-francés y medio-español. Por la parte francesa, mi abuelo era ingeniero agrónomo y trabajó durante muchísimos años en los viñedos de la zona de Champagne, era un gran catador y conocedor de los vinos franceses.

 Rocío

En mi familia no había tradición de consumo de vino así que hasta que no conocí a Alejandro y su familia no tuve contacto con ese mundo.

Yo estudié Ciencias Empresariales en la Universidad de Cádiz obteniendo el premio al tercer mejor expediente del Campus de Jerez (Facultad de Jerez) en el año de mi promoción y en esa área profesional di mis primeros pasos en el mundo laboral.  

Pero me quedé en paro.

Alejandro-y-Rocío-caras

Alejandro

Nuestra primera vendimia con las uvas que nos dio Forlong fue en el año 2009 e hicimos un vino. No teníamos mucha idea pero nos pareció tan bonito el proceso de transformación que nos enamoró, por lo que decidimos que teníamos que ponernos a estudiar sobre ello.

Estudié y obtuve la titulación de Técnico Superior de Vitivinicultura en El Puerto de Santa María (IES Santo Domingo). Posteriormente pasé dos años ampliando mi formación en Francia, el primero realizando prácticas y el segundo ya contratado por una bodega de Burdeos de los Grand Cru del Pessac Leognan llamada Smith Haut Laffite.

Rocío

Al encontrarme sin trabajo, lejos de amilanarme  decidí dar un giro a mi vida y adentrarme  en el mundo del vino. 

Mi historia es amor a primera vista: el amor a la tierra, a la vuelta a la tradición, al encuentro con los elementos y, sobre todo, el respeto al medio ambiente.  

Me enamoré desde el primer día de todo el proceso desde el campo hasta la botella.

Así que realicé el Máster  de Vitivinicultura de Climas Cálidos de la Universidad de Cádiz y caí en la Bodega Luis Pérez, una familia a la que tengo especial cariño.

El cuidado del viñedo y su traslado al vino

Rocío

Nuestra idea desde el principio, cuando decidimos crear Forlong, no era otra cosa que cultivar el viñedo y posteriormente elaborar el vino, en Ecológico. Nuestro amor por la tierra y el viñedo pasaba por tratarlo de la manera más natural  posible, que la planta se desarrollara  de forma normal,  con la mínima intervención humana.  

Alejandro

El tema de cultivar y elaborar en ecológico nos surge de las experiencias que hemos acumulado en diferentes bodegas, algunas de las cuales trabajaban de manera convencional y otras en ecológico.

Comparando los resultados de unas y otras, y tras haber elaborado ya algunos de nuestros vinos, nos quedó muy claro que la calidad de la uva era esencial a la hora de obtener el  producto final que buscábamos, y observamos que el viñedo ecológico influía de manera determinante en la viña, dando un fruto más aromático que ofrecía sus características y matices de una manera más nítida.

Y todo el proceso está perfecta y cuidadosamente controlado porque para poder producir vino ecológico es necesaria la certificación de un organismo que se encarga de verificar que todas las acciones que llevamos a cabo tanto en la viña como en la bodega, son las adecuadas y acordes con la normativa europea de vino ecológico. Toman muestras del producto final para analizar que no se haya ningún residuo químico en él.

Rocío

Como acaba de comentar Alejandro, el sistema empieza en la viña. Nos propusimos fomentar cubiertas vegetales en la viña que nos ayudaran a crear un ecosistema auto-sostenible.

Por un lado sembramos plantas que aportaran nutrientes al suelo de forma natural. Por otro lado, generamos un refugio natural para insectos que nos son beneficiosos para controlar y evitar plagas y enfermedades. Además la cubierta evita grietas en la tierra, a la vez que crea un aislante natural frente a las altas temperaturas. 

Por último, creamos una competencia por el agua entre la cubierta y las cepas lo que hace que estas ultimas se esfuercen más en crear un fruto mas aromático.

En definitiva que creemos y abrazamos el eslogan: El vino se hace en la viña

Alejandro

Una vez en bodega, lo primero y más esencial es escoger la uva que va a ser fermentada. Para esta labor contamos con una mesa de selección donde varias personas se encargan de eliminar todo aquello que sabemos que no debe entrar en los depósitos como son uvas en mal estado, pasas, uvas verdes hojas, etc.

Trabajamos mayoritariamente con variedades típicas de la zona: Tintilla de Rota, Palomino y Pedro Ximénez, aunque también tenemos Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon.  

23042014-_DSC0055

Rocío

Lo que más nos diferencia de los elaboradores convencionales es nuestra manera de trabajar.

Para la fermentación dejamos que sean las levaduras autóctonas de las propias uvas las encargadas de su arranque.

Finalizada la fermentación los vinos pasan a ser envejecidos en diferentes materiales como son las barricas y tinajas. También utilizamos tinajas para la fermentación de algunos vinos.

Alejandro

Aunque esto pueda sonar un poco ambicioso, nos dimos cuenta de que para poder llegar a la gente y que disfrutara con una copa de Forlong, debíamos hacer cosas diferentes. 

Un ejemplo es la incorporación a bodega de tinajas de barro para la fermentación y posterior crianza del vino. Otro, es la elaboración de vinos blancos en contacto con los hollejos (pieles de las uvas) al igual que se hace con los tintos. Son los llamados Orange Wines que hacemos utilizando nuestras variedades autóctonas Palomino y la Pedro Ximénez

También son muy importantes los diferentes trucos que hemos aprendido a largo del camino tanto de vivencias personales como de personas que han querido compartir su experiencia con nosotros, y a los cuales estamos muy agradecidos.

Los vinos ya están hechos ¿Y ahora qué?

Rocío

Nuestro primer vino en salir al mercado en el año 2013 fue el Forlong Assemblage Tinto 2012 elaborado con Merlot, Syrah y Tintilla de Rota… Lo pudimos hacer gracias a la colaboración de otra bodega porque entonces ¡no teníamos instalaciones para elaborar! Sacamos en total 3.000 botellas.  Luego vino el Forlong Blanco.

En julio de 2014 conseguimos terminar una parte de la construcción de nuestra pequeña bodega que está en la misma finca de Forlong.

Nosotros lo hacemos todo, somos lo que se llama petit vignerons, que quiere decir que nos encargamos de todo el proceso, desde la viña en el campo hasta el  embotellado del vino

Alejandro y yo también vivimos en la misma finca.

Alejandro

Nosotros mismos trajimos nuestras tinajas de barro de 2.000 litros, que son centenarias, y en ellas elaboramos nuestro vino tinto y por fin, en julio de 2015 finalizamos la obra de la nave de envejecimiento donde descansan nuestras barricas.

Estamos muy orgullosos de nuestra progresión pues en poco más de tres años logramos pasar de de esas 3.000 botellas iniciales en 2013 a  50.000 botellas en el 2017.

Actualmente estamos en una cantidad de 60.000 botellas y en este 2018 preveemos una producción de 65.000-70.000

Rocío tasting

Rocío

Obviamente también hemos incrementado nuestra oferta de vinos, de los dos con los que empezamos en el 2013 ahora tenemos 9 referencias. Puede que suene un poco a locura, pero cada uno tiene un significado y una intención:

– Forlong Blanco: 90% Palomino, 10% Pedro Ximénez

Forlong 80/20: Blanco natural 100% Palomino

El Amigo Imaginario: 100% Palomino criado durante 10 meses en botas de Oloroso

Forlong Mon Amour: 100% Palomino con crianza de 10 meses en barricas de roble francés

– Forlong Le Fleur: 100% Palomino que ha reposado durante 2 años bajo velo en flor

Forlong Rosado: 100% Cabernet Sauvignon

Petit Forlong: 60% Syrah, 30% Merlot y 10% Tintilla de Rota

Forlong Assemblage: 60% Merlot, 30% Tintilla de Rota y 10% Syrah

Forlong Tintilla: 100% Tintilla de Rota

IMG-20180208-WA0020

Forlong en este momento de tiempo y lugar

Alejandro

No creemos en buscar enemigos pero si realmente tuviéramos que identificar uno ése sería el vino de supermercado. Se ha conseguido que la gente se guíe por unos precios que son incompatibles con nuestra manera de entender el cultivo de la viña y la elaboración artesanal del vino.

Un ejemplo muy claro. No es lo mismo un tomate de un cultivo extensivo que tiene una variedad de colores muy llamativos pero que ni sabe ni huele a nada, pero eso sí, el precio es muy bajo, a un tomate de pequeño productor, artesanal y de una variedad menos productiva pero mucho más aromática. 

Rocío

La manera que tenemos de entender todo el proceso exige muchísimo trabajo manual tanto en la viña como en la bodega. Esta dedicación tan artesanal implica unos costes adicionales sobre el producto, pero a su vez, es la garantía de su calidad final.

Además, también tiene sus ventajas.

El tema del vino ecológico es un valor añadido a nuestro producto. Nos hemos dado cuenta de que en un primer momento los consumidores compran nuestro producto por que le gusta pero al darse cuenta que es ecológico lo valoran aún más. Nuestro cliente es exigente, no se conforma con cualquier cosa y busca un producto diferente que le guste.

Algo muy positivo es que la restauración esta apostando por nuestros vinos y los hace descubrir a los clientes.

Alejandro

También hemos observado que a nivel internacional, el consumo de vino ecológico está en alza lo que nos abre muchas puertas a la exportación A día  de hoy trabajamos en Inglaterra, Irlanda, Austria, Belgica, Holanda , Suecia, Alemania, Italia, Francia, Suiza, Australia, Estados Unidos y Japón.

Rocío

El viajar, conocer y compartir experiencias nos ha aportado la certeza de que es imprescindible no quedarse parado. Hay que provocar la curiosidad del consumidor y para eso tenemos que estar en continua innovación.

Alejandro

Tenemos muchas ideas en mente y algunas ya están en fase de producción. 

Por un lado vamos a elaborar vinos espumosos y no es ninguna locura que se nos haya ocurrido a nosotros, en el Puerto de Santa María se llegaron a elaborar espumosos hace 100 años.

También nos interesa mucho la investigar las antiguas maneras de vinificar en Jerez y así recuperar la identidad que tenían los vinos de la zona en siglos pasados.

Rocío y Alejandro

Y todo esto nos ayudará a que este proyecto sea para largo, un proyecto que perdure For a longlong time

Bottles,-wine,-table

©Mara Funes Rivas – Agosto 2018

Un comentario en “Conversaciones con Forlong: dos jóvenes y el vino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.