Edra 2018: ¿Blanco, rosado o tinto? Curioso, distinto

  • Bodega: Edra
  • D.O./Origen: Lecera (Zaragoza)
  • Variedad: 100% Garnacha Gris
  • Elaboración y crianza: Tras la vendimia manual el mosto fermenta en barricas de 225 lt con bazuqueos abiertos y cerrados. Se cría junto a sus lías en depósito durante un mes
  • Graduación: 13º
  • Precio aproximado en internet: 20€
  • Fecha de cata: Cata a ciegas llevada a cabo el 25/06/2019

Información de interés: La imagen de la etiqueta representa la ramificación de la yedra, palabra que en su versión aragonés occitano da nombre al proyecto y al vino porque se dice que el dios Baco bebía vino en vasos de yedra. Este vino procede de un viñedo situado en pleno desierto del Bajo Aragón

Apreciación: El vino tiene color rosado claro en transición hacia la piel de cebolla, o también podría definirse como un cobrizo pálido. Limpio y brillante, muy bonito.

La nariz es sutil, perfumada y muy elegante. Se abre con notas de corteza de naranja escarchada y alguna pincelada oxidativa. Sin dilación aparecen la fruta madura en forma de lichis y delicadeza floral de rosas y flor de azahar en segundo plano.

Con reposo adquiere una muy interesante complejidad con chispas de pimienta blanca, aromática almendra verde y toques de azúcar glass, mas en ningún momento pierde la fruta, que de tropical pasa a la frescura roja de las cerezas y la granada, manteniendo los cítricos con pinceladas de nísperos.

Entrada en boca amable y fresca con un guiño picante. Es ligero al paso pero despliega amplitud, con un final amargo que le da largura y tensión cítrica que lo hace brioso y vibrante.

Muy elegante, destaca el equilibrio entre la salinidad y la fruta (frutillos rojos). Es curioso porque ambas sensaciones aparecen en planos paralelos sin inmiscuirse el uno en el otro.

Aparece un punto herbáceo que por momentos se convierte en balsámico. El postgusto es medio y deja una delicada sensación licorosa que recuerda al cassís.

Valoración global y recomendación de consumo: Estamos ante un vino distinto, muy particular y sorprendente, con un perfil que se acerca a los vinos orange o naranja aunque realmente no se le pueda definir así

Su multitud de matices lo convierten en un auténtico juego para el consumidor inquieto y expanden sus posibilidades gastronómicas, haciéndolo perfecto compañero de menús largos y atrevidos.

©Mara Funes Rivas – Julio 2019

Un comentario en “Edra 2018: ¿Blanco, rosado o tinto? Curioso, distinto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.