Vimbio: volver para crear

➡️ Nuestra promesa y compromiso es trabajar de una manera sostenible, manual y cercana a la tierra. Creemos que hay un único camino a seguir, el respeto por la tierra y hacia el consumidor

➡️ Nuestra filosofía en bodega es mínima intervención. Esto solo funciona si la uva es de gran calidad, entonces sólo hay que acompañarla en su proceso y no meter la pata

➡️ Una de las críticas más bonitas que nos hacen de nuestros vinos es decirnos que les recuerdan a los que se bebían antaño en O Rosal y que los hicieron famosos en toda Galicia

➡️ Nuestros Viños Ferales (salvajes) son vinos no amparados por la D.O. en los que somos libres de hacer elaboraciones diferentes

➡️ En los vinos naturales o artesanos hay una corriente que quiere mirar mas allá de mañana, que se preocupa por lo que hay dentro de un envase, por su historia, su filosofía

Los inicios

Tito y Carmen, los padres de Martín (Crusat), compran la finca familiar en el año 1985 y plantan las primeras cepas.

No tardan en crecer hasta las 2,5 hectáreas formando un conjunto de tres pequeñas parcelas -Casendo, Veque y O Gaiteiro- en la parroquia de Goian (Tomiño), en el tramo final del valle del Miño, mirando a Portugal.

Las personas

Biólogo y licenciada en Ciencias Ambientales respectivamente ellos son Martín (Crusat) y Patricia (Elola):

Nos conocimos en Nápoles en nuestro último año de carrera.

Al terminar, Martín realizó un Máster en Parasitología Tropical y Patricia cursó uno en Internacionalización de la Empresa:

Estos estudios de postgrado nos permitieron viajar a Vietnam, país en el que vivimos 3 años.

Martín empezó su doctorado llevando a cabo investigaciones en gripe aviar. Patricia completó su formación en la Oficina Comercial de la Embajada de España. Después de un breve paso por Madrid se trasladaron a Holanda, donde Martín terminó su doctorado en Virología y Patricia siguió con su carrera en el medio ambiente.

En 2012 deciden dejar atrás diez años trabajando en el extranjero para enraizar junto a las viñas y empezar un proyecto vital.

Vuelta a España

En el año 2011 coincidieron dos acontecimientos: Patricia queda embarazada de su primera hija y Tito, el padre de Martín, cae enfermo:

Decidimos cambiar de vida y hacernos cargo de las fincas de la familia.

Las viñas tenían unos 30 años, una edad óptima para la elaboración de vino de calidad. Habían sido manejadas de manera tradicional y estaban en plena productividad, aunque muy dependientes de abonado y tratamientos fitosanitarios.

Los padres de Martín destinaban parte de la uva a una pequeña cooperativa de la que eran socios y la otra parte la destinaban a elaborar en casa para consumo propio. Estos vinos eran muy apreciados.

Al hacerse cargo de las viñas, Patricia y Martín modifican la manera de trabajarlas, para obtener uva de gran calidad y minimizar el impacto ambiental, aunque esto supusiera una reducción importante de la productividad.

Y en ello estamos, aprendiendo cada año, e intentando tener una producción suficiente sin dejar ser de fieles a nuestro compromiso de sostenibilidad ambiental.

El cultivo: el compromiso

Como comentamos arriba, sus viñas se reparten entre tres fincas adyacentes que suman 2,5 ha: Eido do Gaiteiro plantada en 1985, Veque en 1990 y Campo Casendo en 1992.

Todas las cepas se cultivan en espaldera alta, una especie de semiparra empleada en esta parte de Galicia y el norte de Portugal que busca huir de la humedad del suelo y mantener los racimos aireados

Nuestra promesa y compromiso es trabajar de una manera sostenible, manual y cercana a la tierra. Creemos que hay un único camino a seguir, el respeto por la tierra y hacia el consumidor.

Las variedades

El cultivo mayoritario es de la variedad albariño, que aporta la estructura y elegancia típica de esta uva, quizás una de las mejores uvas blancas del mundo para hacer vinos blancos de calidad. 

Tambien tenemos caiño blanco, un endemismo de nuestra zona, una uva que aporta acidez, volumen y graduación pero difícil y laboriosa de cultivar. Sus uvas son pequeñas y los racimos sueltos, lo que unido a su sensibilidad a las plagas hizo que casi desapareciera. Hay un dicho por aquí que dice “caiño, rei do viño”, por algo será…

Finalmente tienen Loureiro (laurel en castellano) cuyo nombre ya indica su principal característica, la potencia aromática.

Como anécdota decir que en nuestra parroquia (Goian) se llama “cheiro” que quiere decir literalmente “olor”.

Los primeros vinos, las primeras añadas

2012 fue la añada con la que comenzaron a comercializar con su propia marca, que hasta 2014 elaboraban en otra bodega:

Vimbio fue nuestro primer vino y el que da nombre a la bodega. Su nombre es el término gallego para mimbre, arbusto de largas y flexibles varas utilizado tradicionalmente para atar las vides a las guías.

Es un vino clásico de la zona del Rosal, que ejemplifica su compromiso con el respeto a las variedades locales y a las particularidades de su terruño, intentando elaborar vinos que sean libres para expresar toda su personalidad:

Una de las críticas más bonitas que nos hacen de nuestros vinos es decirnos que les recuerdan a los que se bebían antaño en O Rosal y que los hicieron famosos en toda Galicia.

Ya tienen bodega

En 2015 terminan de construir su propia bodega que se encuentra situada junto a las viñas. Los vinos de esa cosecha ya son elaborados allí por ellos íntegramente:

Nosotros mismos construimos nuestra propia bodega, pegada a las viñas, junto a una vieja casa de labranza

Los vinos que siguieron

En la actualidad elaboran 5 vinos, 4 más después del primer Vimbio, que se ubican en dos grandes grupos:

Vinos D.O. Rías Baixas

  1. Vimbio albariño: un monovarietal de albariño, su vino de entrada
  2. Vimbio (un rosal, aunque la última añada 2018, no está amparada por la D.O.): su vino insignia, un vino clásico del rosal
  3. Baenis vino parcelario: Parcela de 0,5Ha de albariño en la que apostaron por un cultivo 100% ecológico (sin certificación).

Viños Ferales

Feral significa salvaje. Es un término que se utiliza para referirse a los animales que abandonan la vida doméstica para irse a vivir en la naturaleza, y también a los niños que son criados por animales:

Son vinos no amparados por la D.O. en los que somos libres de hacer elaboraciones diferentes

  1. O Acordo: 66% albariño, 33% sousón. Bajo contenido en SO2
  2. Landra: 50% caíño blanco, 50% albariño. Con crianza sobre lías en barrica de roble francés usada. Bajo SO2

Definen sus vinos como no-tecnológicos, en cuya elaboración, la higiene y la mínima intervención son la clave:

Nuestra filosofía en bodega es mínima intervención. Esto sólo funciona si la uva es de gran calidad, entonces sólo hay que acompañarla en su proceso y no meter la pata

Ya conocemos su origen y su presente ¿Cómo ven su futuro?

¿Hacia dónde os dirigís?

Buena pregunta. Queremos consolidarnos como un vino de calidad a través de una agricultura que enriquezca nuestra tierra y su entorno.

¿Hacia dónde creéis que se dirige el vino?

El mundo del vino en su mayor parte creemos que no sabe hacia dónde se dirige, aunque esto se puede aplicar a muchos sectores más. La norma hoy es gana mucho y rápido no vaya a a ser que la teta deje de dar leche

¿Y el vino natural? ¿Lleva el mismo camino?

Los vinos naturales o artesanos son la excepción a lo anterior, y lo mismo pasa en todos los sectores. Hay una corriente que quiere mirar mas allá de mañana, que se preocupa por lo que hay dentro de un envase, por su historia, su filosofía en la tierra, y da menos importancia a la imagen y la mercadotecnia

 ¿Cómo se han recibido vuestros vinos?

No nos podemos quejar, desde el principio hemos tenido nuestro público. Hay mucha gente amante del vino que busca cosas nuevas, que se salgan de la monotonía de los vinos de mercado, pero también convencemos a los que están acostumbrados a esos vinos.

Cuando pruebas algo que está bien hecho, con respeto y sin engaños, lo agradeces. Aunque hay que decir que es un mundo muy saturado en cuanto a oferta y requiere mucho trabajo hacerse notar

¿Veis al consumidor de vino actual receptivo ante vuestra propuesta, que no es sólo elaborar vino sino una apuesta de vida?

Sin duda hay un sector de consumidores que son muy receptivos. Les importa no sólo el producto si no también el relato que hay detrás. Están más concienciados, son consumidores activos, saben lo que quieren y lo buscan. Son fundamentales porque son el final del trayecto y nos obligan a mantener el nivel alto y no conformarnos

Invitamos a todo el que quiera a conocernos, tanto en nuestra casa como por los medios, pero sobre todo a través de nuestros vinos que como mejor combinan es en buena compañía

© Mara Funes Rivas – Noviembre 2019

Contenido relacionado

O Acordo 2017 evaluado en cata a ciegas

Videos

👁Una de Terroir

👁El Equipo V

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .