La Canetana: una pequeña joya en Canet Lo Roig

Tine y Peter nos muestran su bodega completa y recientemente renovada, que se convierte en un motivo más para visitar Canet Lo Roig (Castellón) y en la base ideal para elaborar vinos de calidad en la I.G.P. Castellón

Pero empecemos desde el principio, desde el momento en que Tine y Peter cayeron enamorados de esta tierra de Castellón.

Los orígenes

Tine Decorte y Peter Van Coppenolle ya eran unos apasionados enamorados del vino en su tierra natal: Bélgica. Y la suerte jugó su papel cuando pasando unos días de descanso en su casa de vacaciones de la costa de Castellón, tuvieron conocimiento de la existencia de un proyecto vinícola localizado no muy lejos de allí, que por desgracia se encontraba abandonado.

Se desplazan a la localidad de Canet lo Roig, ubicada en la comarca del Baix Maestrat, bastante cerca del linde entre Castellón y Tarragona.

Allí adquieren la propiedad que consta de bodega con edificio de producción, sótano y vivienda, y 4 Ha. de viñedos con plantación en vaso, que llevaban abandonados desde hacía 10 años.

Tine Decorte y Peter Van Coppenolle

Lo que se encuentran en el campo:

Toma de decisiones

Adquieren dos bonitos campos de aproximadamente 2 Ha cada uno, conocidos como La Hermita y Regalls. Se encuentran a 300 metros de altitud en el valle del Baix Maestrat, donde disfrutan de un microclima especial al encontrarse entre la montaña y la costa, a 20 km del Delta del Ebro y del Mar Mediterráneo.

El terreno de la Hermita es muy arenoso y arcilloso, Regalls es parecido pero está un poco más alto y es todavía más pedregoso.

Tine y Peter se encontraron con cepas descuidadas de merlot, garnacha, tempranillo y cabernet sauvignon, entremezcladas con otras variedades blancas, plantadas en 1995. En el año 2014 deciden arrancar la mezcla de uvas blancas y la tempranillo al no haber conseguido recuperarlas dado su mal estado.

En el año 2016 apuestan por incorporar 6.000 nuevas plantas: 1.300 de Marselán, 1.700 de Cabernet Franc y 3.000 de Monastrell. Finalmente, entre 2017 y 2018 realizan la transformación de las cepas viejas de conducción en vaso a espaldera, un esfuerzo ímprobo, que además afecta a la cosecha. Tine y Peter nos comentan:

No obstante, 2017 fue nuestro primer año de buenos vinos: un monovarietal de Cabernet Sauvignon Daan, un monovarietal de Garnacha Alejandro y un Roig de Canet que será cada año nuestro vino básico: el mejor ensamblaje posible cada año de nuestras variedades principales, en 2017 fue un 80% de Cabernet Sauvignon y un 20% Merlot. En 2018 no pudimos vendimiar a causa de la transformación de las plantas a espaldera.

Desarrollo del campo y adquisición de una nueva finca

A finales del 2018 se incorporan a la I.G.P. Castellón por lo que los vinos del 2019 ya llevan la correspondiente etiqueta: Daan 2019, monovarietal de Cabernet Sauvignon y Memo 2019, mezcla de 60% merlot y 40% Monastrell.

Para prevenir futuras épocas de sequía, concluyen la instalación de un sistema de riego en ambos campos, un proyecto conjunto que se puede llevar a cabo gracias a la colaboración con otros 10 agricultores de Canet Lo Roig.

El 2020 es el año en el que rellenan con cepas jóvenes las fallas en los viñas antiguas, un total de 4.000 plantas.

Es también en el año 2020 cuando realizan la compra de una nueva finca adyacente a La Hermita y solicitan autorización para la plantación de 2.200 cepas de Garnacha Blanca allí, en la primavera del 2021, con instalación de hilos y postes que permitan la posibilidad de riego en el futuro:

Aunque la garnacha blanca no forma parte de las variedades autorizadas por la I.G.P. Castellón, nuestros terrenos, situados muy cerca de Terra Alta, son perfectos para esta variedad, y al igual que en Terra Alta, ¡esperamos hacer buenos vinos blancos!

Con la adquisición de esta nueva finca, La Canetana cuenta ahora con 5 hectáreas de viñedos, un pequeño proyecto, con la visión puesta en la elaboración de vinos crianza y reserva con una producción limitada por planta.  A velocidad de crucero, calculan que alcanzarán una produccion de entre 25.000 y 30.000 kg de uva al año, y unas 15.000 botellas. Si las condiciones meteorológicas en el futuro son menos erràticas.

Y es que la climatología y otros condicionantes recientes no les han puesto las cosas fáciles. Ese año 2020 fue el año del impacto de la COVID, a lo que se le unió una intensa pluviometría. Fue una añada sin cosecha lo que limitó sus ventas al consumidor final privado, ventas que fundamentalmente realizan en Bélgica, Alemania y Reino Unido, pero afirman:

La Canetana quiere también contribuir a promover y potenciar la marca de vinos de calidad en Castellón, y, naturalmente, estamos muy contentos de nuestra presencia en la carta de varios restaurantes reputados. También hacemos venta directa al consumidor, pero nuestra producción no tiene el suficiente volumen para perfilarse en tiendas o comercializarse en distribución. Como ejemplo os diremos que los vinos de  La Canetana están en la carta de nuestros vecinos de Canet: La Farga en San Mateu, en Casa dels Capellans en Traiguera, y en varios de los restaurantes más reconocidos de Alcossebre, donde vivimos.

Al no tener producto que elaborar de la cosecha 2020, en la primavera del 2021 se embarcan en una renovación completa de la bodega.

Renovación de la bodega

Tine y Peter nos cuentan que desde el primer momento, encararon la gestión de su pequeño proyecto vitivinícola con los criterios de rigor que siempre han aplicado en sus dedicaciones profesionales.

Tal y como acostumbramos en nuestras mutuas profesiones, hemos procedido a la renovación de la bodega con la intención de cumplir con los más altos requisitos de producción alimentaria, ahora y de cara al futuro.

Estos trabajos han incluido la instalación de paneles aislantes aptos para la producción alimentaria (vinos), que sean fáciles de mantener y limpiar, y que asimismo permitan controlar la temperatura por dentro. Ningún cable está sobre las paredes: todos salen de la fachada, de la pared o del techo, también construido con paneles aislantes.

En el suelo se ha realizado una canalización de agua y residuos tal y como se debe exigir en una producción alimentaria. Necesitará una capa más de resina más dura pero ese trabajo lo llevarán a cabo después de vendimia.

La nueva bodega está diseñada para poder operar y elaborar eficientemente. Su equipamiento consta de un contenedor de frío para conservar las uvas recién vendimiadas antes de procesarlas, contenedor plenamente integrado al sistema de producción. Todos los depósitos tienen control de temperatura, en cada uno de ellos se puede bajar la temperatura y en algunos también subirla.

La conciencia ecológica está presente en todas sus decisiones puesto que no solamente los paneles aislantes ayudan a reducir el consumo de energía, la propia energía que utilizan la obtienen de paneles voltaicos instalados al techo de la bodega.  

No sabemos qué más podemos hacer para funcionar de manera ecológica en nuestra actividad de producción de vino.  Desgraciadamente nuestro proyecto de renovación no ha recibido puntos suficientes para poder optar a las subvenciones del sector.

Control de temperatura full-automático

Por último en cuanto a la renovación de la bodega, están muy orgullosos de haberse dotado de una herramienta única en esta zona vinícola: la temperatura óptima deseada, se puede programar depósito a depósito, individualmente.

Además el control de la temperatura es totalmente automático y se puede realizar en la propia bodega o mediante control remoto desde su casa:

Lo hemos conseguido hacer gracias a la labor de los hermanos Jaime: Vicente electricista y fontanero, y su hermano José Gabriel, Técnico Informático.

Pero no todo es nuevo. Han mantenido el sótano de la bodega en su estado original para acoger la sala de barricas y el botellero, donde reposan sus vinos antes de la comercialización. 

Tienda y catas

Y ya que estaban con la renovación del área de producción, se pusieron también manos a la obra para crear un espacio donde compartir experiencias y por supuesto vino, con todos aquellos apasionados al vino que se quieran desplazar a conocerlos.

Tan sólo tenéis que poneros en contacto con ellos y concertar una cita previa, para poder llevaros a casa en forma de vino, un pedacito de esta preciosa historia de amor de una pareja de enamorados del vino por una tierra que les ha robado el corazón.

Todos sus vinos 2019 están listos para que los disfrutéis, os dejamos a continuación dos de ellos:

Y para despedirnos, una cosa muy bonita que nos dicen Tine y Peter:

No somos la única bodega en Canet: nuestros amigos de Vins L’Estanquer tienen en la misma zona viñedos, con otras variedades y otros tipos de vino. ¡Otro aliciente más para que los apasionados al vino vengan a visitar Canet lo Roig!

© Mara Funes Rivas – Abril 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.