Sí, porque estamos aburridos del ninguneo que está padeciendo esta gran variedad, ninguneo por el desprecio con la que se le ha tratado, forzándola a unos rendimientos con los que jamás será capaz de demostrar su auténtico potencial.

Laparra Wines ha huido deliberadamente de esa tendencia que en algunos casos raya con la obligación, de elaborar verdejos según la tendencia, según “…lo que pide el mercado”. Y es tal el respeto que muestran al viñedo de Nava del Rey del que procede este vino, que se puede casi palpar la excelente uva que fue.

Pero eso es lo que fue, y lo que es ahora, es un VERDEJO con mayúsculas, con elegancia y frescura, con complejidad y alegría, que se bebe con increíble facilidad y que al mismo tiempo es innegablemente gastronómico