Don Olegario: dejar que hablen las uvas

Don Olegario plantó su viñedo de albariño en 1980, momento en que empezó a forjarse su historia de amor con su tierra y el vino que le regala