Nos encanta la variedad de estilos y la diversidad de procedencias de los vinos participantes en la cata de final de verano.

Nos han permitido viajar del Bierzo a Málaga, de Rioja a Extremadura y de Castellón a Segovia ¿Qué os parece?