No os descubrimos nada nuevo al traeros la última añada de este clásico de Finca Viladellops, pero lo que no deja nunca de asombrarnos de esta bodega es la finura y elegancia que extrae de sus cepas, que le permiten que un vino tan joven como lo es éste, sea ya una pequeña joya.

Os adelantamos parte de lo que han dicho de él en cata a ciegas:

…En boca es muy frutal, con un tanino sabroso y goloso y muy buena acidez. La fruta es roja y negra, envuelta en una capa de chocolate blanco que contrasta con una elegante mineralidad.