Luna Beberide: la locura de un visionario

➡ Recuerdo las vendimias en esas bodegas pequeñas, cuando quedaban con los amigos a beber vino y para ver quién era el que mejor que había hecho el vino ese año. Me quedaba atontado escuchando todo lo que decían, la verdad es que me lo pasaba genial.

➡ Mariano García nos enseñó a aplicar el sentido común en la bodega.

➡ Creía que lo mío no iba con todo esto hasta que empecé a hacer vendimias antes de irme a Madrid a estudiar Derecho. Me fui enganchando poco a poco y desde entonces hasta ahora.

➡ Espero no cagarla e intentar seguir haciendo los vinos que estoy haciendo ahora. Con esto me vale.

Alejandro Luna Beberide nos acompaña en este viaje que hemos realizado al pasado, presente y futuro de su bodega. Para él es un orgullo que la bodega que ama y defiende, y que su padre fundó a mediados de la década de los 80 del siglo pasado, lleve sus dos apellidos como único nombre, el apellido de su padre Bernardo y de su madre Merche.

El padre Bernardo: un loco enamorado de la viña

Bernardo era un enamorado de la viña desde niño y aunque durante mucho tiempo no le pudo dedicar el 100% de su trabajo, siempre estuvo vinculado al viñedo de su padre:

Aquí en el Bierzo todo el mundo hacía vino para su casa y él siempre andaba trasteando con las viñas de mi abuelo.

El trabajo que les daba de comer era un negocio de grúas de gran tonelaje pero el corazón de Bernardo siempre rondaba las viñas y una idea fue tomando forma en su cabeza:

¡Mi padre funda la bodega porque está loco!

Nos cuenta Alejandro entre grandes risas.

Empezó a comprar viñedos en Villafranca en un momento en que coincide con que la cooperativa de Villafranca del Bierzo va muy mal y los viticultores quieren deshacerse de las viñas. Se hace con mucho terreno y decide hacer la bodega con una idea visionaria:

Él siempre tenía en su cabeza que el Bierzo era mucho más que esos vinos de granel, sin color, que se vendían a Galicia… Ahora ya no está tanto por la bodega, pero sigue bastante involucrado en todo lo relacionado con las labores de campo.

Mariano García, figura clave en el proyecto

En un primer momento Bernardo elabora blancos, había apostado por plantar gewurztraminer, chardonnay y sauvignon Blanc porque en el Bierzo en aquella época no existían muchos blancos de calidad y el mundo del vino parecía que iba por ahí.

Pero los clientes pedían vino tinto y por más que se empeñaba, no conseguía dar con la tecla adecuada en bodega, los tintos no le salían bien:

Con el tiempo se dio cuenta que los vinos tintos que hacía eran una mierda, como te lo digo. A mí me llegaron a decir en un restaurante de Ponferrada que cuando llegaba mi padre y les ofrecía su vino tinto, le contestaban “a mi dame un buen vino, no eso “.

Así que cuando se enteró de la salida de Mariano García de Vega Sicilia, ni corto ni perezoso lo llamó y quedaron:

No tengo ni idea del por qué pero se cayeron bien y nos empezó a echar una mano, es más, la amistad que tenemos ambas familias es muy fuerte. Ahí fue cuando todo cambió para la bodega, desde la forma de trabajar la viña hasta cómo tratar las barricas; nos enseño a aplicar el sentido común en una bodega.

Pase de testigo: De Bernardo a Alejandro

Hace algún tiempo que Bernardo ya no está tan pendiente de la bodega, lo cierto es que siempre fue más de viña que de bodega. Así que nos dirigimos a la siguiente generación y en su representación nos habla su hijo Alejandro:

¿Qué significa El Bierzo para ti, Alejandro?

¡Hombre para mi es todo! Date cuenta que toda mi vida la he hecho aquí. Es difícil decirte que significa, toda mi familia está aquí, mi hijas son de aquí…

Pues empecemos de otra manera ¿Cuál es tu primer recuerdo en relación con el vino? ¿Formaba parte de vuestra tradición familiar?

Mi primer recuerdo del vino es en casa de mis abuelos. Siempre había una botella de vino y una de gaseosa así que siempre te caía algún trago de vino con gaseosa ¡Estaba buenísimo!

Mi familia hacía todos los años la vendimia, se vendía algo de uva a la cooperativa y con la otra parte hacíamos nuestro vino, era una tradición. Me acuerdo de que hasta mi tío pedía vacaciones para venirse esos días de septiembre… En aquella época se vendimiaba en octubre, las viñas tenía más carga y todavía no había la filosofía de calidad que existe ahora.

Recuerdo las vendimias en esas bodegas pequeñas, cuando quedaban con los amigos a beber vino y para ver quién era el que mejor que había hecho el vino ese año. Me quedaba atontado escuchando todo lo que decían, la verdad es que me lo pasaba genial.

Y tú ¿siempre has estado en la bodega o te has dedicado antes a otras cosas?

Primero estudié Derecho porque al principio no quería saber nada de la bodega. Creía que lo mío no iba con todo esto hasta que empecé a hacer vendimias antes de irme a Madrid a estudiar. Me fui enganchando poco a poco y desde entonces hasta ahora.

Luna Beberide: el hoy en la viña y en la bodega

Los viñedos de Luna Beberide están ubicados fundamentalmente en Villafranca del Bierzo donde tienen una finca en propiedad de unas 50Ha. Además poseen algunas viñas en el pueblo de Dragonte de donde salen las uvas con las que elaboran su icónico vino Paixar.

La bodega se encuentra en la localidad de Cacabelos e importante: todos sus vinos los elaboran partiendo de su propias viñas, no compran uva.

¿Cuál es vuestra filosofía de viticultura?

El respeto máximo a la planta. Al final todo es muy sencillo, hay que aplicar el sentido común, siempre comparo a las cepas con las personas.

En este momento estamos intentado implantar el cuidado con productos ecológicos y arar la tierra todos los años, no soy muy defensor de echar producto al suelo… Para tener una buena viña tienes que saber qué es lo que quiere cada una en cada momento, no vale hacer lo mismo para todas.

Nuestra apuesta más fuerte como proyecto es el viñedo: sin esto no eres nada.

¿Y en cuanto a la elaboración?

Pues parecido a la de la viñas. En esta bodega no uso ni un solo producto de elaboración, todas las levaduras son propias de la uva, ni en maloláctica uso activadores. Todo lo hace el propio mosto y vino.

No me gusta intervenir en los vinos. Mi filosofía es que cada añada es diferente por lo que no puedes hacer siempre el mismo vino todos los años igual. Hay que dejar que la uva hable sola y eso se hace interviniendo lo menos posible.

Los vinos de Luna Beberide

A mi me gusta que mis vinos sean de verdad.

Con esta frase resume de un plumazo su visión sobre los vinos que elaboran pero instándole un poquito, le arrancamos una definición sobre ellos

Casi todos son vinos con un perfil atlántico, vinos frescos, mucha fruta y que la madera no sobresalga demasiado.

Aquí en VinObjetivo podemos dar fe de ello, su vino Finca Luna Beberide 2017 es un prodigio de prestidigitación fruta-madera donde la última ni se huele ni se siente pero se intuye…

El mercado y el futuro

Habéis obtenido unas puntuaciones magníficas en The Wine Advocate de Robert Parker (Luis Gutiérrez) ¿Qué importancia tienen para vosotros?

Bastante, sobre todo a nivel internacional, ten en cuenta que un 40% de nuestro vino se vende en el extranjero.

Cada vez hay más gente que compra por lo que dice el uno o el otro, no debería ser así  pero es lo que hay. También te da una referencia de por donde estás, si lo estás haciendo bien o no.

¿Cómo veis la valoración del Bierzo como región vitivinícola?

Cuando yo empecé la gente no sabía ni donde estábamos pero actualmente creo que estamos en un momento clave, el consumidor nos empieza a conocer y cada vez son más las bodegas de otras regiones que están interesadas en hacer vino en el Bierzo.

¿Por dónde creéis que va a transcurrir el futuro de vuestra región?

La verdad es que estamos trabajando en proyectos dentro de la denominación que van repercutir de una manera buenísima en el futuro. Te habló de la zonificación, somos una de las pocas denominaciones que estamos apostando por esto y creo que va a influir muy positivamente en la calidad de los vinos.

¿Y cómo ves el futuro de Luna Beberide?

Creo que es bueno. Ya sabes que una bodega es ir muy poco a poco, pero como te dije, en estos momentos el Bierzo es una de las zonas con más futuro de España y eso influye en nuestra bodega.

Espero no cagarla e intentar seguir haciendo los vinos que estoy haciendo ahora. Con esto me vale.

Despedida

Nos cuesta despedirnos de Alejandro…

Si ya antes nos había ganado con sus vinos, tras este rato nos ha conquistado con su franqueza, con su huida de los eufemismos, con su pasión por su tierra y por lo que hace…

Esa franqueza, esa pasión, esa naturalidad que comparte con su ídolo, Bruce Springsteen, con quien compartiría una copa de vino Luna Beberide y si pudiera ser con la canción The Rising como fondo, mejor…

©Mara Funes Rivas – Abril 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.